Welcome! Anonymous

Día 69, noche profunda. El pasado se hace presente

Temas Finalizados de la Décima Semana

Día 69, noche profunda. El pasado se hace presente

Notapor Daidoji Masao » Lun Dic 22, 2014 8:44 pm

Masao sabía que había llegado el momento. Su preparación había sido su única vida, todo lo que él era, y repetía cada una de las kata decenas, cientos, miles de veces, viendo en su mente el objetivo que perseguía. Desde que había recogido el cuerpo sin vida de su hermano del suelo en el que había terminado tras el duelo con la mujer, no podía dormir bien. No podía, no debía haber muerto, porque él era mejor que ella... pero todas las puertas se cerraron. Porque era un Daidoji. Por eso no investigaron su muerte, porque un Daidoji no debía dedicarse a ser un duelista. Porque un Kakita o un Doji no hubiesen perdido contra esa mujer. Porque una derrota frente a los León en un duelo era un fracaso para la escuela.

Por ello Masao enfocó toda su voluntad en convertirse en duelista, para así poder vengar a su hermano Tadao. Había numerosos obstáculos, tuvo que realizar muchos sacrificios hasta ser admitido. Y eso sólo fue el principio, cada paso le costaba el doble, pero llegó el momento, y pidió los favores necesarios para ser invitado a la Corte de Invierno cuando supo que ella iba a estar allí, en Kyuden Ippôyakku: todo terminaría, ella moriría y después él cometería seppuku para reunirse con su hermano. No obstante se sentía diferente, ya fuera por las charlas sobre el Honor con Kakita Saori, o su derrota a manos de ella en el Hachiken no Sentô le habían, de alguna manera, cambiado.

Apretó el gesto y vio a la mujer. Las únicas luces eran las de las lámparas de piedra de las capillas. tal vez ella sabía su destino y había venido a poner en paz su alma. Estuvieron unos segundos, y la expresión que encontró Masao en el rostro de ella le confundió: no era miedo, no era furia, era... ¿compasión? Eso no era lo que esperaba. Dio unos pasos hasta ella, que no reacionó. El Daidoji adoptó la posición de duelo, peor la mujer seguía inmóvil, lo que le hizo tragar saliva. Ella quería morir. Una parte de Masao le decía que no podía atacarla de esa manera, que sería deshonroso, pero la parte que pedía venganza lo ensordeció y golpeó. Temiendo un truco el golpe no fue muy fuerte, y la mujer se limitó a encajar el golpe y tambalearse, dando unos pasos para atrás más fruto del ataque que de voluntad propia. Masao descargó un segundo golpe, más fuerte, que hizpo caer de rodillas a la mujer. Miró a su cara, en las que la expresión de compasión estaba ahora acompañada de unas gruesas lágrimas, peor que no eran de miedo, ni de dolor físico. Y Masao descargó su tercer golpe.

Su katana se clavó frente al rostro de la mujer.

Daidoji Masao aulló, como un loco, dejando que la noche escuchara todo el dolor, el miedo, el rencor, que durante años había estado acumulando en su interior. Recuperó poco a poco la respiración, y con ello su pensamiento se volvió claro.

Nunca podría matar a la asesina de su hermano.

Nunca podría matar a su prometida.

Nunca podría matar a Matsu Saro.
"No es justicia. Es venganza"
Avatar de Usuario
Daidoji Masao
Gloria 4.1
 
Mensajes: 4
Registrado: Sab Abr 12, 2008 8:59 pm

Volver a Semana 10 - Temas Cerrados

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado