Página 1 de 1

Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Dom Nov 04, 2018 6:25 pm
por Suzume Hideyoshi
El viaje de Hideyoshi había sido un trayecto melancólico, como si fuera otoño en lugar de primavera, pero ningún haiku fue al encuentro de sus labios para que lo pronunciase. Tampoco le turbó en exceso porque nunca había sido un poeta, y tampoco se disculpó por pasar la mitad del mismo durmiendo, medio dormido o tumbado entre blandos zabutones, cortesía de un encantador mercader heimin que estaba agradecido de dictarle unas cartas, y de paso el Gorrión decidió escribir una carta a su hermana, pero sin saber cómo se desarrollaba la guerra la envió para que las redirigieran desde la embajada de los clanes menores en Otosan Uchi, el lugar donde tendría que presentarse. ¿A quién? Ni idea: Hideyoshi no se extrañaría de que él fuera el único miembro de su clan en Otosan Uchi.

El tamaño y las proporciones de la capital impresionaron al Suzume, pues todo parecía un monumento profano consagrado al hombre. ¡Y cuánta gente! Y todos se movían de tal forema que todos el mundo iba a algún sitio, en contraposición con la lentitud y la tranquilidad de la vida en el medio rural. Una vez se despidió de Furuban, el comerciante, se vio obligado a preguntar en varias ocasiones, ya que en Otosan Uchi la linea reacta, la forma más corta de llevar de un punto a otro no se aplicaba de esa manera, y dar vueltas y vueltas, toparse con muros, murallas y muretes y terminar llegando al gran río sin tener un puente a mano fue una experiencia agotadora para Hideyoshi. Llegó a las puertas del edificio de la embajada de los clanes menores

- Buenos días... busco la embajada del clan Suzume - preguntó a los guardias mientras sacaba los papeles de viaje y de identidad.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Lun Nov 05, 2018 9:00 pm
por Soshi Mishi
El guardia que recogió los documentos tenía los atavíos del clan mantis, y examinó los documentos con detenimiento, mientras miraba de reojo a su compañero, pues estaba sentado de manera indolente, como si no fuera con él lo que sucedía. Por fin el Mantis le devolvió los documentos y le miró con aire de resignación.

-Lo siento mucho, Suzume Hideyoshi-san pero... la verdad es que no hay ningún embajador de vuestro clan. Es más, no tengo constancia de la presencia de nadie de apellido Suzume en este edificio. Puede que hayan venido en otro turno y aparte de pedir una habitación en el edificio dormitorio de la embajada - el Mantis señaló un edificio del complejo - no hayan debido realizar más gestiones. Aquí hay embajadores de los Kitsune, los Avispa y de mi clan, Ô-Hanzô-dono. Ellos son quienes más se encargan de las gestiones relacionadas con miembros de los clanes menores, que no sean los suyos específicamente...

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Mié Nov 07, 2018 5:24 pm
por Suzume Hideyoshi
Hideyoshi vio lógico que su clan no tuviera representación en Otosan Uchi: se trataba de uno pequeño y humilde, sin ninguna pretensión y dejaba la política, si es que merecía ese nombre, a los Kitsune, pues eran el clan menor más respetado. Lo que sí le escoció un poco fue que los Avispa tuvieran un embajador propio, pero se encogió de hombros mentalmente: desde que fueron creados con el notorio afán de molestar a los León y a los Escorpión, los responsables de su génesis el ser cazarrecompensas habilitados en todo el Imperio justificaba en cierto modo que tuviesen un embajador, porque el Campeón Esmeralda podría no verles con buenos ojos. Su primer instinto fue preguntar por el embajador Zorro, pero recordó que el guardía había mencionado a O-Hanzo y el Gorrión recordó haber mantenido un par de convesaciones con él, luego preguntó dónde se encontraba para ir a su puerta y llamar a la misma.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Mié Nov 07, 2018 11:44 pm
por Hanzo
Ô-Hanzô levantó la mirada, y sonrió al reconocer a Hideyoshi.

-Bienvenido a Otosan Uchi, Hideyoshi-san. Entrad y tomad asiento, por favor. Todavía hace un tiempo fresco, ¿nèh? Tranquilo porque nos serviré un sake con tanto fuego dentro de él que se dice que es el preferido de Isawa Tsuke-sama. ¿Qué tal el viaje? En el nuestro el viento sopló en la dirección adecuada - dijo mientras servía dos copas.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Lun Nov 12, 2018 7:00 pm
por Suzume Hideyoshi
- Domo arigato por vuestra bienvenida, O-Hanzo-sama: Mi viaje ha sido... cómodo - respondió Hideyoshi tras tomar asiento. - Puedo decir que fue diferente al de ida, y que menos de la mitad del recorrido la hice a pie. O la mitad de esa mitad. Eso me permitió pensar, pues caminando si piensas puedes tropezar. Dentro de un carro no corres ese riesgo. igual que en un barco, supongo. Por otro lado no sabía cómo iban a ser las cosas aquí, en Otosan Uchi. Por lo visto mi clan no tiene un representante y es posible que ni haya entre los huéspedes de la embajada. - Hideyoshi negó meneando la cabeza. - Pero es lo normal. Somos pocos, estamos en guerra y no con mucho dinero.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Mar Nov 13, 2018 11:20 pm
por Hanzo
-Depende... ¿de qué depende? Del tiempo. Una tormenta en tierra suele ser menos problemática que sobre el mar, sobre todo para los menos acostumbrados. Los Mantis no nos mareamos, pero de otros clanes... - el embajador se encogió de hombros - Yo iba a ser embajador y estuve trabajando con el resto de los marinos. No he estado repatingado pero era una de las últimas oportunidades para practicar la naútica - Hanzô tomó por fin una de las copas y bebió - Yo... en ocasiones veo Gorriones. No son más de los que puedo contar con una mano, pero ya estaban aquí cuando fui investido como embajador por lo que no les conozco en persona, y desde luego ninguno vive en los distritos del Ekohikei. Yo no puedo quejarme: Umiko-san ha ido a la guerra, pero tengo una nueva ayudante sumamente eficiente, llamada Nabiki. No sé si tener suerte es una habilidad, espero que lo sea - dijo Hanzo con una sonrisa.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Jue Nov 22, 2018 9:33 pm
por Suzume Hideyoshi
- Sí, siempre he pensado que según cómo se mire todo depende. - Hideyoshi pensó que aquella respuesta era la mejor a la reflexión sobre los viajes. - Me gusta eso, igual tengo la suete de encontrarlos. De todos modos os pido que en caso de verlos les mencionéis mi persona. Por nostalgia, ya me entendeis. Y sobre esa nueva ayudante vuestra, Nabiki-sama, me gustaría conocerla. Después de estar en la Corte de Invierno me he dado cuenta de muchas cosas, y no todas son agradables. Entre ellas que cuando dos clanres tiene un mismo objetivo no todos son rosas y vino, porque en todo existe un precio. Hemos de ser más... exigentes. La sensación de ser un convidado de piedra no me atrae.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Dom Nov 25, 2018 5:38 pm
por Hanzo
-Por supuesto... ni qué decir tiene que si veo a gente de vuestro clan la informaría de vuestra presencia. Además la mayor parte de la gente de los clanes menores pasa por estas dependencias. No digo que todos porque por ejemplo los Libélula son más de reunirse con dignatarios Dragón. Y debo reconocer que la mayor parte de los samurai miembros de clanes menores son Zorro y Mantis. Bueno, y Tortuga, pero eso es normal. Puedo encargarme de avisar a Nabiki-san de vuestro interés en conocerla - Hanzo reflexionó sobre las palabras de Hideyoshi - Se puede llegar a un mismo puerto por diferentes rutas en el mar. Mismo puerto, rutas distintas.

Re: Llegadas XXV. Orquídeas

NotaPublicado: Mar Dic 11, 2018 7:42 pm
por Suzume Hideyoshi
- Francamene agradecería el poder conocer a Nabiki-sama. Y por descontado si veis a alguna persona pertenciente a los Gorrión. Y bueno, si tengo sitio en el edificio dormitorio será donde me aloje, pues tengo serias dudas de que mi clan tenga propiedades dentro de Otosan Uchi, y sería poco oportuno pedir un alojamiento perteneciente a miembros de nuestra alianza. Eso sí, si en un momento dado se necesitan mis servicios, ya sabéis dónde encontrarme por las noches, el resto del día intentaré pasear por la ciudad para ir conociéndola y moverme sin inconvenientes por ella en el futuro. - Hideyoshi miró al embajador, por si había más temas sobre la mesa.