Welcome! Anonymous

Día 1, 10:00. Un día, un despertar

La primera semana en Otosan Uchi

Día 1, 10:00. Un día, un despertar

Notapor Otomo Ieyasu » Lun Nov 12, 2018 7:24 pm

Posada del Último en Despertar
Daidoji Akemi, Otomo Ieyasu


Desde su habitación Ieyasu había podido contemplar la majestuosa calle, lo que veía el Emperador cuando se abrían las puerta de la Ciudad Prohibida: una espléndida avenida en un espléndido distrito. El Otomo sabía que el gobernador no gustaba a muchos, y en realidad no gustaba a nadie que no fuera grulla, aunque el Otomo sabía que todo estaba basado en una dicotomía: en público el bienestar de los residentes era lo primordial, pero en privado se sabía que eficacia y eficiencia puntuaban más alto que otras preocupaciones. Muchos querrían ese puesto de gobernador, y en el pasado había cambiado de manos más que otros. Podía haber gente molesta porque Asahina Hidari podía ser aklgo abrupto, pero el puesto de gobernador le daba quebraderos de cabeza y pese a ello su eficiencia era notable. Y eso lo hacía valioso a ojos de los Otomo. Ieyasu bajó al piso de abajo de la posada confiado, pues había visto trasegar caro sake como si fuera agua y estaba seguro de que no pocas habitaciones estarían ocupadas por sus etílicos inquilinos. Se sentó en el comedor y pidió la carta para desayunar.
Imagen
Avatar de Usuario
Otomo Ieyasu
Gloria 4.0
 
Mensajes: 121
Registrado: Mar Feb 22, 2011 7:37 pm

Re: Día 1, 10:00. Un día, un despertar

Notapor Daidoji Akemi » Lun Nov 26, 2018 7:09 pm

Akemi deseaba observar la ciudad para determinar el ambiente mercantil de la misma, ya que después de todo no era el mismo en sus tierras que en las de Fénix de donde venía y mucho menos en la capital del Imperio, donde aun siendi un pez pequeño la Daidoji sabía que las miguitas de un pastel tan grande resultaban un festín. Y un festín también de impuestos, porque los negocios servían a muchos fines, y no simplemente los personales. Más tarde recordó que debería tener un yojimbo aunque fuese innecesario por protocolo era posible que necesitase uno. Entonces decidió descansar un poco sus pies y entró en un local del distrito Hidari a tomar algo templado, fijándose entonces en Otomo Ieyasu, un diplomático imperial: llamó al camarero y le susurró unas palabras.
Doji Courtier - Experienced 2
Avatar de Usuario
Daidoji Akemi
Gloria 2.5
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Ago 16, 2014 11:29 am

Re: Día 1, 10:00. Un día, un despertar

Notapor Otomo Ieyasu » Mar Dic 18, 2018 11:08 pm

Ieyasu se encontraba todavía revisando la carta para deleitarse con un magnífico desayuno cuando, sin haberlo pedido, un camarero dejó un par de rebanadas cuyo origen no logró identificar mientrs que la sustancia untada sobre ellas sí que era más identificable: una tenía algo que por la apariencia y el olor debía de ser miel, otra por el color y la textura debía de tratarse de mermelada, aunque no sabía exactamente de qjué frutas. Y la última debía de estar untada con un producto lácteo. El Otomo miró al camarero, más sorprendido que enfadado, y pensó que quizás era un tratamiento especial del camarero a un seiyaku de su familia, un trato preferencial que casaba muy bien con las relaciones entre la Grulla y su familia. Seguramente el dueño sreía un miembro de ese clan... Sí, Ieyasu estaba sguro porque sabía cómo trataba Asahina Hidari a la gente del distrito. Con aire insigne dio un mordisco a la rebana con miel, y tras deglutir miró de manera severa al camarero.

Todavía no había tomado una decisión sobre mi desayuno, lo cual es una interrupción no deseada, pero has hecho bien en traerme estas delicias... - Ieyasu escuchó un susurro del camarero y le susurró algo de vuelta tras haber levantado la vista un momento.
Imagen
Avatar de Usuario
Otomo Ieyasu
Gloria 4.0
 
Mensajes: 121
Registrado: Mar Feb 22, 2011 7:37 pm

Re: Día 1, 10:00. Un día, un despertar

Notapor Daidoji Akemi » Mié Ene 09, 2019 10:07 pm

Sonreía Akemi para sus adentros cuando llegó el camarero, quien la dijo algo en voz baja y ésta se levantó con elegancia, pues había llamado la atención del Otomo lo bastante para que él la invitase a su mesa. Estando todavía de pie hizo una reverencia.

- Oh, habéis sido muy cortés al invitarme, Otomo Ieyasu-sama. No teníais por qué... - dijo educadamente la samuraiko. - Mi nombre es Daidoji Akemi, yoroshiku onegai shimasu.- se presentó antes de tomar asiento.
Doji Courtier - Experienced 2
Avatar de Usuario
Daidoji Akemi
Gloria 2.5
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Ago 16, 2014 11:29 am

Re: Día 1, 10:00. Un día, un despertar

Notapor Otomo Ieyasu » Jue Ene 10, 2019 4:59 pm

- Os recuerdo de la Corte de Invierno, Daidoji Akemi-san. No hablamos pero estaba al tanto de la gente que venía y que nos dejaba. Unos demasiado pronto y otros nunca supe si se habían marchado o estaban escondidos por cualesquiera que fuesen los motivos. Sospecho que ya habréis desayunado, pero hacerlo solo no es muy agradable, de modo que pedid algo. También sospecho, aunque en este caso tenga menos elementos de juicio, que sabéis que en este distrito todo lo que no es grullla tiene muy pocas posibilidades de prosperar comercialmente, pues el gobernador no siente mucho aprecio por quienes no son de los suyos - Ieyasu hizo un gesto para llamar al camarero.
Imagen
Avatar de Usuario
Otomo Ieyasu
Gloria 4.0
 
Mensajes: 121
Registrado: Mar Feb 22, 2011 7:37 pm


Volver a Semana I

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado